EL ASTROLOGO DE HITLER ASESINADO POR “ADIVINAR” EL INCENDIO DEL REICHSTAG.

Se cumplen 81 años del incendio del Reichstag, la cuestión de la autoría no ha podido ser aún totalmente esclarecida por los historiadores, al igual que sigue bajo sombras el asesinato del hombre que predijo el suceso con todo lujo de detalles y que murió pocos días después, posiblemente a manos de las SA.

Erik Jan Hanussen, de origen judío Moravio (checo) se cambio el nombre por el de Harschel Steinschneider haciendose pasar por un aristócrata danes y fue aclamado en la época de la Alemania nazi como un gran clarividente, mentalista, ocultista y astrólogo. Llegó a ser uno de los astrólogos predilectos de Hitler.

hanussen

Empezó recorriendo los pueblos de Centroeuropa en distintos circos de baja ralea. Un día, abrió un pequeño gabinete de «orientación y videncia» en un desvencijado piso situado en el barrio antiguo de Praga, la ciudad que muchos consideran la capital de la magia europea. Según el investigador austriaco Hans Perling, el gabinete estaba situado muy cerca de la antigua abadía de los Premostratenses, donde hacia el año 1510 Johannnes Fausto, Teofastro Bombasto (más conocido por Paracelso) y Enrique Cornelio Agripa se iniciaron en la alta magia y combinaron los viejos saberes esotéricos con los placeres más mundanos.

Hace algunos años el investigador galo François Ribedau Dumas escribió que durante el Congreso Judío de Praga, celebrado a mediados de los años veinte, Hanussen aseguró ser hijo legítimo del milagrero rabino de Prossnitz.

A mediados de los años veinte, Hanussen huye de Praga posiblemente por problemas con la justicia y se traslada a Berlín. En Berlìn Se asoció con Hans Einz Ewers, un estrambótico conferenciante, quien una tarde le presentó al joven Adolf Hitler. Cuando conoció a Hitler le auguró que: se haría con el poder total de Alemania y que la nación germana estaría a su merced y todo ello gracias al «dominio gradual de los poderes psíquicos latentes». Como era de esperar, aquella “profecía” tenía que calar muy hondo en la psique de Hitler.

Parece ser que el Führer conocía desde el principio el origen judío de Hanussen (no se puede descartar que él mismo se lo hubiera confesado en un principio), así como su nacionalidad austriaca ¡igual que el propio Hitler!, y quizá por esa razón intimó con él y lo acogió durante años como astrólogo personal y asesor.

Sin apenas medios económicos (aunque algunos autores aseguran que conocidos personajes del mundo oculto alemán lo financiaron y que quizá tuvo algún “amigo íntimo” de acomodada economía), funda dos revistas que en poco tiempo alcanzan una interesante tirada. La primera, Die Hanussen Zeitung (El diario de Hanussen), tuvo una aceptación media, pero la segunda, Die Andere Welt (El Más Allá), recogió entre sus lectores a la mayoría de personas ávidas de sensacionalismo y de interés por el mundo de lo oculto.

Según el matemático ruso y filósofo esotérico P.D. Ouspenski, su maestro espiritual era el mismísimo George Ivanovitch Gurdjieff (posiblemente mentor de la Thule y profesor de otro gran “maestro” de Adolf Hitler: el general y ocultista Karl Haushofer).

Se dice que Hitler era incapaz de llevar a cabo una decisión política, sin consultar con sus astrólogos y videntes.

Por las noches se reunían en la lujosa casa de Hanussen el misterioso libanés Ismet Dzino y Hitler con altos dirigentes nazis y políticos berlineses y practicaban las artes ocultas.

Werner Gerson aseguró en un escrito que «Hanussen es el Rasputín germánico, y sus sesiones secretas terminan en tenebrosas orgías». Se sabe con seguridad que practicaba regularmente el tantrismo y que machos jóvenes berlineses acudían a dichas sesiones. Era de dominio público que se interesaba preferentemente por la magia sexual y en más de una ocasión se había podido observar que algunos orientales, siempre hombres, visitaban su consultorio.

Hermann Steinschneider o Hanussen había logrado sus éxitos a base de borracheras y sobornos. La financiación de sus espectáculos de adivinación incluía la celebración de fiestas y orgías a las que invitaba a los altos cargos emergentes de la jerarquía nazi y en las que recababa datos que después presentaba como adivinaciones sobre el futuro político de Alemania.

comenta mundoparanormal.com, que poco a poco Hitler fue dependiendo cada vez más de aquel carismático astrólogo y paragnosta, hasta el punto de que llegó a crear un cierto poso de envidias entre el resto de compañeros del Führer, hasta que un día y tras una desagradable confrontación entre el mago y alguno de sus discípulos, uno de ellos empezó a investigar sobre su oscuro pasado, y así afloró que su verdadero nombre no era Harschel Steinschneider y que si bien no era claro su origen semita, sí que lo era que había estado casado con una bella judía de nombre Ignaz Popper, a la que había abandonado años después de la boda, a raíz de un serio incidente entre Erik y otro mago oriundo de Viena, en plena Primera Guerra Mundial (posiblemente diciembre de 1914). Los jefazos nazis decidieron seguir la investigación para hundir al astrólogo, a lo que se opuso tenazmente Hitler que lo defendió de manera visceral e incluso amenazó a quien osara importunar al astrólogo.

El líder alemán lo acogió bajo su tutela hasta un fatídico 26 de febrero de 1933, en que aconteció un extraño suceso. Sólo 24 horas antes del incendio, en la medianoche del 26 de febrero de 1933, el reportero Paul Marcus asistía en Berlín a un espectáculo del mago y adivinador Hermann Steinschneider, ‘alias’ Erik Jan Hanussen y conocido en la capital alemana como “el adivinador de Hitler”. Se había especializado en espectáculos de magia adivinatoria que causaban furor en las locas noches de la capital de la República de Weimar y, con el ascenso de los nazis, su clientela se había vuelto más selecta y de color pardo. Gracias a sus sonados éxitos había logrado financiación para establecerse en un teatro propio, en la Lietzenburgerstrasse, al que llamó ‘El Palacio del Ocultismo’.

Erik-jan-hanussen-1

Marcus cubría el evento para el periódico ‘La hoja de las 12’ y disfrutaba de un asiento en la platea desde el que tomó nota de los números preliminares. Para cerrar la noche, el misterioso Steinschneider hizo subir al escenario a la conocida actriz Maria Paudler, un tipo de cameo muy típico en los espectáculos del Berlín de los años 30. Fingió hipnotizarla para utilizarla como médium entre los espíritus que habitualmente le ayudaban a profetizar sobre acontecimientos futuros. Paudler pareció quedar medio mareada, en trance, por una iluminación estridente en torno a un círculo en el que aparecían los signos del zodíaco. Fue entonces cuando la actriz comenzó a hablar de sus visiones.

“Veo campos benditos. Alemania es feliz. Los alemanes aplauden a su líder… Pero él aún tiene enemigos que intentan un último golpe pero su resistencia será inútil…”.

El periodista escribía en su libreta palabra por palabra: “¿Qué sucede?… Oigo disparos… La gente grita…”, refirió la actriz, poniendo en pie a parte del público. “¿No hay fuego?”, preguntó, sugerente, el adivinador. “Sí, todo está en llamas… Veo el edificio de Wallot”, respondió ella, en clara alusión al edificio del Reichstag, diseñado por el arquitecto Paul Wallot. “Los criminales están en los talleres… Son los comunistas…”, añadió antes de caer desmayada y arrancar una ovación de los asistentes.

El relato apareció impreso unas horas más tarde, antes de que, el 27 de febrero, a las 21.14 horas, diese comienzo el trágico incendio que justificó a ojos de la opinión pública alemana la supresión del Parlamento y el estado de excepción proclamado por Hitler, y con ello el inicio de la dictadura.

Los acontecimientos se sucedieron con tanta rapidez que casi nadie reparó en aquella crónica del espectáculo, poco destacada entre el contenido del periódico. La policía presentó al comunista holandés Marinus van der Lubbe como culpable del incendio y comenzó una caza sin cuartel contra los opositores de Hitler. Pocos días después, el famoso adivinador Hermann Steinschneider apareció también muerto en las afueras boscosas de Berlín y con el sello inconfundible de los crímenes de las SA. Después, el silencio se cernió sobre este suceso.

Se llevó a la tumba el secreto sobre la fuente que le proporcionó por adelantado los planes para incendiar el Reichstag y el periodista que dio la exclusiva y que guardó silencio sobre aquellos hechos hasta 1951 reconoció 18 años más tarde que el mago había llamado a la dirección de ‘La hoja de las 12’ para “rogarnos que no publicásemos nada”.

Según Marcus, la dirección del periódico decidió recortar parte del contenido y en el texto publicado fueron borrados numerosos detalles de la predicción, una autocensura parcial que no sirvió para evitar la sentencia de muerte del mago. La actriz Maria Paudler, en sus memorias, recordaría que, efectivamente, vio llamas rojas cuando Steinschneider le cerró los ojos, induciéndola con algún tipo de sugestión, y que siguió el discurso del mago como quien sigue un camino en el bosque.

Un indicio de que Hermann Steinschneider disponía de información privilegiada sobre lo que iba a suceder es la referencia que, en las semanas antes del incendio, el 8 de febrero de 1993, hizo en su predicción del horóscopo, publicada en el ‘Hanussen Zeitung’, sobre “próximas revueltas de los socialistas y los comunistas”, que coincidiría con exactitud a la posterior versión oficial de los hechos.

“Estos grupos políticos, bajo la influencia de Neptuno, el planeta del caos, no le harán la vida sencilla al gabinete de Hitler… Con el transcurso del tiempo conoceremos una gran hostilidad secreta, conspiraciones que, sin embargo, no tendrán éxito”, decía en sus predicciones, en las que mencionaba incluso como fechas más trágicas entre el 24 y el 26 de febrero.

Con la perspectiva del tiempo, la frase que pronunció entonces, aludiendo a que en esa fecha “Hitler tendrá que pasar su gran prueba de fuego”, cobran un significado que pasó desapercibido para la mayoría de los berlineses de la época. No así para sus asesinos.

AKG94192

FUENTES:
http://www.paranormal.com.ar/showthread.php…
http://www.findagrave.com/cgi-bin/fg.cgi…
http://www.elmundo.es/…/2013/02/26/internac…/1361892847.html
http://en.wikipedia.org/wiki/Erik_Jan_Hanussen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s